http://oyasumi-sakunee.blogspot.com.ar/

martes, 26 de abril de 2011




A la sombra de los árboles, gritándole al viento y sollozando boca abajo
descubrí una parte de mí que no podía reconocer
A través de este violín toco la melodía para aquellos que perecieron,
y las estrellas se abaten de dolor por aquellos que no volverán
Sin importar que tanto grite que no te vallas
los pétalos naranja no harán más que desprenderse suavemente
Resguardados en mi delicada frente,
mando bien lejos los recuerdos que tengo en mi mano
mientras continuo tocando un eterno adiós.

El corazón de un chico aferrándose a una mano gentil,
es alejado por las abrazadoras ruedas que avanzan.
A través de este violín toco la melodía para aquellos que perecieron
deslizando intensamente las cuerdas de mi corazón.
En el blanco puro teñido por la tristeza
los pétalos naranja se desprenden bajo la sombra del verano,
Aunque mi delicada frente se corrompiera
cruzaría esa lejana arena teñida de rojo
El ritmo del adiós.

Marcado a fuego en mis recuerdos, sobre esta tierra cada vez mas cambiante
hay algo que esta brotando de Melancolía
Conducida por el carruaje del alba
inclusive ahora, los pétalos naranja se desprenden, en algún lugar...
Hasta que no tenga de nuevo entre mis manos,
el pacifico amanecer que una vez observe
No dejes que la luz se extinga
Las ruegas están gritando

No hay comentarios:

Publicar un comentario